Moda Vs Estilo Personal

La moda es, básicamente, lo que se usa en un momento determinado de la historia, sigue las tendencias y varía temporada tras temporada en un ciclo evolutivo que siempre vuelve y se actualiza. El estilo personal, por su parte, es una expresión de la propia persona a través de su imagen total, yendo desde su forma de vestir y cuidarse, hasta como habla y camina.

Principalmente durante la adolescencia, las personas experimentan diferentes estilos en la búsqueda constante de quienes son y siguen la moda para sentirse parte un grupo social. Esa necesidad de pertenencia genera muchas veces la falta de crecimiento genuino y evolución del estilo personal. Con el paso de los años, vamos fortaleciendo nuestra forma de ser y, es en ese camino, donde comenzamos a forjar un estilo propio que refleje una imagen real de quienes somos por dentro.

¿Pero qué sucede cuando no podemos comenzar a diferenciar la moda de lo que realmente somos? ¿Qué pasa cuando seguimos las tendencias a rajatabla, sin importar si nos favorece o no, solo por el hecho de sentirnos parte de ese mundo fashion que vemos en revistas y en televisión?

El mundo actual, capitalista y deseoso de consumir por el simple hecho de hacerlo, genera una importante disrupción de la persona en muchos ámbitos, la imagen es uno de ellos. Esto no significa que en el pasado la situación haya sido diferente, al contrario, desde que el hombre es hombre y es un ser que vive en sociedad, la imagen es su carta de presentación. El punto clave de esa ruptura entre nuestra imagen y nuestra personalidad es debido a esa falta de ser genuino con uno mismo. Ese miedo al no pertenecer, al no ser aceptado, al ser diferente, conlleva seguir al resto, seguir la moda y las tendencias, sin pensarlo mucho.

Por esto nos invito a pensar realmente el papel que le damos al mundo fashion en nuestra vida. Tenemos dos caminos, uno es el pertenecer porque deseamos ser parte, y el otro es verlo como un ámbito de expresión personal. En el primero seguimos la manada, en el segundo lo usamos en beneficio propio para expresar nuestra personalidad y disfrutar de tanta creatividad. Muchas veces, elegir el segundo genera dudas porque no hemos hecho el trabajo de ver quiénes somos y cómo queremos que nos vean. Es un proceso interior y evolutivo que lleva tiempo, pero rinde sus frutos cuando logramos sentirnos bien en nuestra propia piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *